Mediación


La evolución que está experimentando el ordenamiento jurídico español en los últimos años, sumado a la implantación de la tasa judicial, ha propiciado nuevas formas de resolución de conflictos. En este marco, la mediación se presenta como instrumento alternativo a los procedimientos convencionales de jurisdicción, cuya principal ventaja es el hecho de que sean las propias partes en conflicto las que, de manera extrajudicial y consensuada, traten de alcanzar una solución al mismo.

La mediación se presenta como solución a conflictos de índole civil, en los que se incluyen aquellos provocados entre herederos con ocasión de actos de testamentaría y también aquellos matrimoniales y de familia, así como los desarrollados en el ámbito mercantil y societario en el que, al menos, una de las partes esté interesada en resolver el conflicto de manera extrajudicial, evitando con ello dejar en manos de un tercero la solución y reduciendo al mínimo los plazos y costes que cualquier procedimiento judicial acarrea.

En el Estudio Jurídico creemos que, siempre que las circunstancias lo permitan, es preferible la obtención de una solución extrajudicial y consensuada por las partes. Es por ello por lo que se pone a disposición del cliente la posibilidad de resolver el conflicto a través de este procedimiento, el cual será encauzado por mediadores profesionales, cuyo objetivo primordial será poner a disposición de las partes los medios suficientes para que sean ellas mismas quienes alcancen un acuerdo justo, acorde a derecho y ajeno al siempre costoso y pausado proceso judicial.

Nuestros servicios incluyen:

  • Mediación en asuntos de índole civil: provocados con ocasión de división de patrimonios, testamentarías, conflictos matrimoniales, así como cualquier conflicto generado a partir de distintas interpretaciones o posiciones ante un contrato, relación comercial, acuerdo o actuación que pueda afectar a la relación entre familiares, comuneros, vecinos, contratantes, etc.
  • Mediación en el ámbito mercantil: referente a cuestiones como pueden ser los conflictos de intereses, la competencia desleal, y aquellas otras de carácter societario, entre administradores y socios, así como los ocasionados en las relaciones propias del tráfico comercial entre empresas.
  • En todo caso, el procedimiento de mediación se iniciará con la solicitud de cualquiera de los afectados por el conflicto y, será a partir de ese momento en el que nuestros mediadores intentarán convocar a todas las partes, en la sesión constitutiva, en la que se establecerán las bases de la mediación, las características del procedimiento, así como la duración, coste y alcance del mismo. A partir de ese momento, el mediador convocará distintas reuniones, tras las que se levantará un acta de los acuerdos alcanzados en las mismas hasta la obtención del definitivo acuerdo consensuado por todas las partes involucradas, el cual tendrá la condición de vinculante y podrá ser elevado a público, cuando así lo deseen.